Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player




El Laboratorio Nacional de Geoprocesamiento de Información Fitosanitaria (LaNGIF), nace en el año de 2007 como parte del Convenio de Colaboración celebrado entre el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) y la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y que se desarrolla como parte de la Coordinación para la Innovación y Aplicación de la Ciencia y la Tecnología.

Es un centro orientado al desarrollo de metodologías para el seguimiento de problemas fitosanitarios a través de Geo-tecnologías como la Percepción Remota, los Sistemas de Información Geográfica y Geoposicionadores. Además del desarrollo de plataformas en tiempo cuasi-real para la determinación de estatus fitosanitarios a través del muestreo en campo y modelos de simulación probabilísticos espaciales para establecer áreas de dispersión y rutas de distribución de los organismos-plaga-enfermedad.

El Laboratorio es el primero en su tipo en el País, y agrupa a personal científico y técnico de diversas disciplinas dedicados a aplicar sus conocimientos a los procesos epidemiológicos que afectan a la agricultura nacional.

"Innovation is 10% inspiration and 90% transpiration"
Thomas Alva Edison

Durante los años de 2009-2011, El SENASICA, a través de su Dirección General de Sanidad Vegetal, ha firmado tres convenios anuales con la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, para desarrollar acciones y metodologías que permitan cumplir con la cuarta política del plan de desarrollo 2008-2012 de El SENASICA, para lograr este objetivo se ha ido conformando un grupo multidisciplinario de agrónomos, parasitólogos, entomólogos, geógrafos, epidemiólogos, diseñadores e informáticos entre otros, con la finalidad de desarrollar una "Plataforma informática para la vigilancia epidemiológica fitosanitaria en México apoyados en el LaNGIF" uno de los tres polos de desarrollo del Sistema Nacional de Viilancia Epidemiológica y Fitosanitaria (SINAVEF). La creación tanto del LaNGIF como del SINAVEF a lo largo de estos tres años, por el grupo multidisciplinario, requirió en su momento, de la construcción de un planteamiento teórico-metodológico que diera respuesta a la necesidad de creación del propio SINAVEF, motivo de este esfuerzo, la presente obra recoge las primeras experiencias en un campo emergente, mismo que seguramente al paso del tiempo, requiere de la incorporación constante de las nuevas tecnologías, como las derivadas de los sistemas geográficos de información, la percepción remota, las herramientas geománticas, las bases de datos sobre el estatus fitosanitarios del país, los avances de la biología molecular, entre otras ciencias que seguramente se irán incorporando para dar respuesta a la vigilancia epidemiológica fitosanitaria.

En síntesis se puede decir que "El SINAVEF", es un sistema conformado por un grupo interdisciplinario de personas, entre las cuales se encuentran científicos especializados y conocedores en la materia de sanidad vegetal; el cual lleva por tarea la constante observación y vigilancia, monitoreo y alerta de plagas con enfoque epidemiológico.

Nuestros objetivos son:

a) Conocer la situación fitosanitaria en México para salvaguardar el patrimonio agrícola y mantener la seguridad alimentaria del país mediante el ejercicio de la regulación, inspección, vigilancia, monitoreo y alerta que fortalezcan la competitividad comercial de los productos mexicanos en el mercado interno y externo en la red de valor de la sanidad vegetal como bien público.

b) Determinar el estatus fitosanitario de plagas reglamentadas y de las amenazas fitosanitarias no presentes en los cultivos mediante prospecciones espaciales y temporales a nivel nacional, con la finalidad de contar con un mapeo fitosanitario e incorporar los datos resultantes a una plataforma informática vía web, como el sistema de trabajo a aplicar en los programas fitosanitarios con enfoque epidemiológico que implemente el SENASICA, a través de la Dirección General de Sanidad Vegetal, DGSV.

c) Establecer metodologías y esquemas de trabajo con soporte técnico y científico en sistemas de monitoreo y alerta de plagas, para que mediante el uso de herramientas tecnológicas se promuevan el análisis, interpretación e integración de la información geográfica con acciones fitosanitarias en la creación de un mapeo fitosanitario digitalizado para el pronóstico de plagas agrícolas, como herramientas en la resolución de estudios de caso.


PLANO NACIONAL

A nivel nacional, el SINAVEF trabaja de la mano de la Dirección General de Sanidad Vegetal, DGSV y en la colaboración interinstitucional mediante convenios de colaboración entre el Consejo Nacional Consultivo Fitosanitario (CONACOFI) y el Consejo Nacional de Vigilancia Epidemiológica (CONAVEF), que agrupa a más de 15 instituciones de ciencia y tecnología en México como son el Colegio de Posgraduados, Universidad Autónoma Chapingo, UNAM, IPN, UNACAR, INIFAP y del sector gubernamental SIAP, SEMAR, INEGI y organismos y Comités de productores.


PLANO INTERNACIONAL

En el plano internacional, el Sistema cuenta con la colaboración externa con otros países ha sido fundamental para la validación de este sistema. Ha habido grandes avances para la armonización del sistema de vigilancia, con Estados Unidos, a través del USDA y de los centros científicos que más colaboran con la fitosanidad, como lo son las universidades estadounidenses que son la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad Estatal de Carolina del Norte. En este sentido, la DGSV-SAGARPA, en 2009 gesto el proceso de homologación de los términos de referencia sobre Plataformas de vigilancia Epidemiológica Fitosanitaria con la Unión Europea (UE) en el marco del "Proyecto de Facilitación del Tratado de Libre Comercio UE-México" (PROTLCUEM), para la asistencia técnica en manejo y operación de sistemas de monitoreo, vigilancia y alerta de plagas, en el sentido de fortalecer de las relaciones económicas, comerciales y empresariales entre México y la UE. Posteriormente, se hizo la gestión sobre armonización de metodologías de riesgo epidemiológico fitosanitaria con la USDA-PERAL-APHIS (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América, el Laboratorio de Epidemiología y Análisis de Riesgo del Servicio de Inspección de Sanidad animal y Vegetal de los Estados Unidos de América, respectivamente y sus siglas en inglés), que soportan las opiniones científicas en aspecto de dispersión, introducción y riesgo fitosanitario.


VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA

La vigilancia epidemiológica fitosanitaria es la observación sistemática para detectar la presencia o ausencia de plagas y su comportamiento, dentro del territorio nacional. Con el fin de perfilar el desarrollo de metodologías y esquemas de trabajo estandarizados en sistemas de vigilancia, monitoreo y alerta de plagas con herramientas geomáticas que promuevan y faciliten el uso, análisis, interpretación e integración de la información geográfica con acciones fitosanitarias en la creación de un mapeo fitosanitario digitalizado, para el pronóstico de plagas agrícolas como herramientas en la resolución de estudios de caso. Las plagas se pueden considerar especies invasoras que pueden reducir los rendimientos de la agricultura. Además de que suponen una grave amenaza económica, por las afectaciones en los sistemas producto agrícola, y el alto costo para combatir el impacto de las plagas y lo que cuesta su erradicación. Una de las principales vías de entrada de plagas y enfermedades vegetales está relacionada, directa o indirectamente, con el comercio.

El rápido crecimiento de las actividades comerciales y de transporte favorece la introducción de plagas y enfermedades, además de aumentar las presiones ambientales. Debido al comercio y transporte internacional nuevas especies se están trasladando, intencionadamente o no, de un continente a otro y están encontrando su hogar en lugares antes impensables, desplazando a sus antiguos habitantes. La movilización de mercancías de origen vegetal, sus productos y subproductos a través del intercambio comercial, conllevan un riesgo fitosanitario implícito por la posible diseminación de plagas y enfermedades, lo que hace forzoso determinar las medidas de control fitosanitario más adecuadas. Dentro de este contexto, el Gobierno Federal considera importante apoyarse en centros de investigación y enseñanza para la generación de metodologías, sistemas, lineamientos y protocolos que permitan el desarrollo de estrategias y herramientas para el monitoreo y alerta de plagas con enfoque epidemiológico, creando una metodología con sustento científico, con la participación de diversas disciplinas del conocimiento, en un esquema interinstitucional cuyas metodologías puedan ser extrapoladas hacia otras regiones del país.

Para evitar la introducción de plagas y enfermedades la SAGARPA ha creado programas de inspección y control de la movilización en el territorio nacional mediante programas de vigilancia y atención de contingencias de sanidad vegetal, ya que es necesario conservar y mejorar las condiciones sanitarias de las regiones agrícolas, mediante programas de diagnóstico, prevención, control y erradicación de plagas, coadyuvar en la ampliación de oportunidades para el comercio internacional de productos agropecuarios mexicanos, mediante el establecimiento de normas con homologación a los parámetros internacionales. Así, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, para dar cumplimiento con una de las responsabilidades de la SAGARPA, establecida en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, que es "Proteger al país de plagas y enfermedades y mejorar la situación sanitaria, garantizando la aplicación de la normatividad vigente en materia de sanidad e inocuidad agroalimentaria y mejorarla permanentemente para mantener el reconocimiento a nuestros status sanitarios por parte de los mercados globales" y que tiene como misión integrar las acciones de vigilancia epidemiológica fitosanitaria del sector gubernamental, la comunidad científica y los productores agrícolas, para ofrecer una plataforma informática sustentada en bases científicas sólidas con el uso de la mejor tecnología, que proporcione elementos técnicos de calidad que de soporte a las políticas públicas y las acciones de los productores en la prevención, control y/o erradicación de plagas reglamentadas.